jueves, 30 de agosto de 2012

Buenas razones


Un coche, un teléfono móvil último modelo o un gran televisor no son razones de peso por las que estar arruinado. Un billete de avión, una nueva experiencia o un viaje, sí lo son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario