jueves, 31 de mayo de 2012

Un perfecto hijo de puta


P. me dice: "Al que no le guste tomarse un vino con los amigos antes de comer, ése, es un hijo de puta. Otra cosa es que uno no pueda por tiempo, dinero o salud. ¿Pero que no le guste? Lo dicho, un perfecto hijo de puta".


No hay comentarios:

Publicar un comentario