domingo, 25 de septiembre de 2011

El derecho a la pereza



"Seguimos estando subyugados por la noción, propia de la era industrial, de que nuestro trabajo nos define: pero hoy eso es manifiestamente incierto para la inmensa mayoría de la gente. Puestos a recurrir a clichés del siglo XIX, mejor recordar El derecho a la pereza: un panfleto involuntariamente profético escrito en 1883 por el yerno de Marx., Paul Lafargue, que sugería que la vida moderna ofrecería un mayor número de oportunidades para la propia realización a través del tiempo libre y las aficiones. El simple empleo desempeñaría , afortunadamente, un papel cada vez menor. 
     Acabé haciendo lo que siempre había querido hacer, y cobrando por hacerlo. Hay mucha gente que no tiene tanta suerte. La mayoría de los trabajos son una pesadez: ni te enriquecen ni te hacen disfrutar. Aun así (como nuestros predecesores victorianos) volvemos a contemplar el desempleo como una condición vergonzosa: algo semejante a un defecto de carácter. Hay expertos bien pagados que no dudan en sermonear a "los parásitos del erario público" acerca de la bajeza moral de la dependencia económica, la falta de decoro de los subsidios públicos y las virtudes del trabajo duro. Deberían probarlo alguna vez."

El refugio de la memoria, Tony Judt

No hay comentarios:

Publicar un comentario