domingo, 3 de julio de 2011

Sonrisa fundacional


Oído en la calle:

Una pareja de adolescentes sentados en un banco público. Él, barbilampiño y pijo. Ella, atractiva, va vestida de colegiala con su falda escocesa. Cuando paso a su lado, el chico, con tono enfurecido y el ceño fruncido, le pregunta: "Quiero saber si él te ha comido antes la boca". Ella calla, coqueta, pero apenas consigue disimular la sonrisa que asoma en su rostro, plena de satisfacción por despertar sus celos. Pero sobre todo, lo que esa sonrisa delata, es el inicio de la toma de consciencia de la turbación que podrá causar en los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario