miércoles, 20 de julio de 2011

Baisers volés


En el instituto, un profesor nos explicó la diferencia entre tacto y cortesía. Un caballero empuja la puerta de un cuarto de baño y descubre una dama enteramente desnuda. Retrocede inmediatamente y cierra diciendo "Oh, perdone señora". Eso es cortesía. El mismo señor empuja la puerta y descubre a la misma dama desnuda y dice: "Oh, perdone señor". Eso es tacto.
Baisers volés, François Truffaut
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario