miércoles, 22 de junio de 2011

Your very obedient servant Byron


Caroline Lamb era la señora más vista de Londres. No era guapa, pero sí extraordinariamente picante, ingeniosa y elegante. Se volvió loca por Byron, y él, que en ese momento era el amante de la suegra de ella, la famosa Lady Melbourne, consintió, después de pedirle irónica autorización a la mayor (que, por otro lado, sólo tenía cuarenta años), en convertirse en amante de la más joven. Nunca hubo una relación más tempestuosa. Una noche, de improviso, se fue y, cuando ella le preguntó por qué se iba, él le contestó que le producía repulsión yacer junto a una mujer adúltera. Tras unos meses la dejó plantada. Ella, desesperada, iba en su busca junto con la suegra y su marido, lo esperaba bajo la lluvia delante de la puerta de su casa, lo asaltó con un cuchillo durante un baile, hizo grabar en los botones de las libreas Ne crede Byron. Exasperado, Byron le escribió una carta formal  de ruptura que es de lo más insolente que pueda existir:

Lady Caroline, I am no longer your lover, and since you force me to avow  it by your so unwomanly persecution, I shall tell you that I am now attached to a person whom it would be wrong to name. I will always gratefully remember the hours of pleasure you have given me and I shall go on being your friend if your Ladyship will give me permission. As a proof of friendship I offer you three advises: quit your vanity which is ridiculous; find somebody else for your absurd whims; and never bother anymore about me. Your very obedient servant Byron.
(Lady Caroline, ya no soy su amante, y como me obliga a declararlo con su persecusión tan poco femenina, sepa que ahora me he unido a una persona a quien sería un error nombrar. Siempre le agradeceré las horas de placer que me dio y continuaré siendo su amigo si su señoría me lo permite. Como prueba de amistad, le ofrezco tres consejos: abandone su vanidad, que es ridícula; encuentre a algún otro para sus absurdos caprichos; y nunca más se preocupe por mi. Su muy obediente servidor, Byron.)
Giuseppe Tomasi Di Lampedusa, Byron 

No hay comentarios:

Publicar un comentario